viernes, noviembre 12, 2010

eulogia

Rechazo elogiar a mi padre, elogiarlo sería aceptar que está muerto. Juan González Aguilera me enseñó, desde el bien hasta el mal, lo que significa ser una persona de provecho. Mientras las lecciones vivan en mi, el nunca morirá.
Mi padre me enseñó a entender que ciertas cosas dependen de la mano de Dios, pero para todo lo demás Dios nos ha dado el regalo de poder elegir. Mi padre me dio las herramientas para enfrentar el futuro, cada mano que extiendo con bondad es su mano, porque es lo que él me enseñó. Mientras esas lecciones estén conmigo, y mientras el viva en mi corazón, mi padre nunca estará realmente muerto